Skip to content

USO DE LAS LANAS O CATAVIENTOS EN EL GÉNOVA O FOQUE



  No han conseguido desarrollar ningún indicador que se aproxime a la sensibilidad y efectividad de las lanas, se colocan en el grátil (parte delantera) del génova o foque. Hasta los catamaranes que se han utilizado en la America's Cup utilizan las lanas, aunque tengan presupuestos multimillonarios no han conseguido encontrar algo que mejore la información que nos dan las lanas.

   Las lanas indican como circula el viento por las dos caras de la vela. Para un correcto trimado de esta vela, los catavientos de barlovento y sotavento deben moverse paralelos hacia atrás (horizontales) para rumbos de ceñida. Si navegas muy orzado, el cataviento de barlovento se levantará y debes arribar o caer hasta que se ponga horizontal, si navegas muy arribado o caído se levantará el cataviento de sotavento, entonces debes orzar hasta que se ponga horizontal. Es como si fuera un juego con las lanas, siempre hay que ir modificando el rumbo puesto que el viento no es constante ni en dirección ni en intensidad. Un truco sencillo para recordar como conseguir llevar las lanas bien es: "CAÑA HACIA LA LANA QUE VA MAL" si vamos en un barco que lleve caña, en el caso de que lleve rueda como son la mayoría de los cruceros actuales sería al revés que con la caña.

  Para alcanzar la máxima velocidad, tenemos que conseguir que el viento circule por las dos caras de la vela, por ello colocamos las lanas en el grátil. Es decir, si va mal la lana de barlovento, caña hacia barlovento, para caer hasta que se ponga bien y circule correctamente el viento por esa cara de la vela, y si va mal la lana de sotavento, orzaríamos llevando la caña a sotavento, para que vuelva a circular el viento por sotavento. En la rueda sería: si va mal la de barlo, meteríamos rueda hacia sota y si va mal la lana de sotavento giraríamos la rueda hacia barlovento, orzando el barco.

  En el descuartelar y en través, las lanas funcionan igual que en ceñida. Recordad siempre que tiene que circular el viento, en estos tres rumbos, por las dos caras de la vela para sacarle el máximo rendimiento a la vela.

  En largos, sólo conseguiremos poner bien la lana de barlovento, por la cara de sotavento de la vela no circulará apenas el viento y la lana de sota estará caída hacia abajo. El cazado correcto será amollar hasta conseguir que la lana de barlovento vaya horizontal, Recordemos que "cuanto más amollemos escota más corre el barco pero tenemos que llevar la vela hinchada", y eso nos lo dirá la lana de barlovento.

  En popa, el sistema de lanas no funciona, puesto que el flujo del viento no es horizontal, no podemos hacerles caso a las lanas, generalmente van caídas las dos hacia abajo. Amollar escota, fijándonos que la vela coja viento, pero repito, cuanto más amollada vaya la escota más anda el barco pero que vayan siempre hinchadas.

   No hace falta decir que en ceñida, la vela se lleva muy cazada, acercándonos al centro del barco y conforme vamos arribando, a favor del viento, vamos amollando o soltando vela. Tenemos que poner bien la vela, en cada rumbo, para que funcione correctamente lo descrito anteriormente. Ahora, si vamos a baliza o a un punto de la costa determinado, entonces el trimmer de génova tiene que ir cazando o amollando vela según le indiquen las lanas. Si va mal la lana de barlo, el trimmer tendrá que cazar vela, para conseguir que el viento circule bien por la cara de barlo, cazaremos hasta poner la lana horizontal, si la lana de sota es la que va mal, amollaremos escota para que circule el viento por esa cara. Recordad lo que ocurre con los rumbos al largo y de popa, la información de las lanas no es tan correcta.

  Un truco más, cuando tengamos dudas si van bien las lanas, ya sea porque estén enganchadas, mojadas o caídas. Ante la duda orzamos y nos centraremos en poner bien la lana de barlovento horizontal y fijándonos en el grátil de la vela que vaya hinchado, si llegamos a deshincharlo nos habremos aproado y procederemos a caer y poner las lanas horizontales.